Bridal Experience y Una Sorpresa

Ana Albiol es de esas personas que llegó a mi vida para sumar.Tiene el poder de decir y hacer y desde hace más de dos años me había dicho que teníamos que hacer algo juntas.

Tenemos áreas profesionales que se complementan y nuestra relación terapéutica (para quienes no nos conocen, aquí pueden escuchar nuestra historia) había evolucionado a una relación más personal, en la que sabíamos que queríamos unir nuestra forma de ver la vida para contagiar a más personas con el ya conocido ¡HAZ!

Comienza la experiencia

Fue así como a principios de este año, Ana me llama y me dice «¿Leti, tú darías una charla en mi curso Bridal Experience de este año?» ¡Vamos! le dije, «¿Qué, qué? ¡Claro!». Ni lo pensé. No lo pensé. Ni sabía que iba a decir. Luego vino un proceso personal largo para decidir cuál iba a ser mi aporte de ese día, pero sabía que sí, un sí súper mega rotundo, quería ser parte de Bridal.

Yo había vivido con Ana su experiencia de Bridal Experience 2017 y esa llamada que me hizo fue llena de ilusión porque había tenido la idea de evolucionar el proyecto, transformándolo en una jornada de crecimiento integral, completamente novedosa y única en su sector: profesionales del maquillaje.

Debo confesar que después del entusiasmo inicial me di cuenta de la gran responsabilidad que tenía. No me gusta dar simple charlas teóricas, me gusta que mis ponencias sean experiencias vivas, dinámicas, que involucren a los participantes para que puedan adaptar lo que transmito a sus realidades.

No quería dejarlo para última hora, así que pasé 3 meses eligiendo tema y creando una planificación para ese día.

¡Tenemos tema!

Las opciones para ese día eran muchas: toma de decisiones, motivación, manejo de emociones, etc. pero finalmente, surgió un tema que sabíamos que era el adecuado: los miedos profesionales.

El miedo ha sido un tema recurrente en este 2018 para mí. Ya había hecho una primera dinámica de grupo sobre el tema este año (en este post os cuento todo) pero en esta ocasión el foco era profesional. Ana y yo sabíamos que era el tema correcto porque es algo de lo que siempre hablamos: miedo a lo que estamos invirtiendo, miedo al fracaso, miedo al cambio, miedo a defraudar, miedo… y es algo que siempre vivimos gestionando. La realidad es que las cosas se hacen desde el amor o desde el miedo y la mayoría de las hacemos desde el miedo.

Constantemente tenemos miedo a todo y es de las cosas que más trabajo en consulta, pero, sobretodo, era un tema con el que personalmente Ana y yo conectábamos mucho. Así que no había duda, el miedo era el tema.

 

Llego el día

El 26 de junio llegué a Campo Anibal y no podía creer el gran trabajo de Ana. Todo era espectacular, pero a mí me esperaba un día largo. Mi ponencia era la última. Intenté corregir errores que había cometido en otras ponencias en las que los nervios, el tiempo de espera o compararme con otras ponentes, el «tendría que haber dicho… o tendría que haber hecho» me habían jugado una mala pasada.

Fue un día de crecimiento tanto para mí como para las asistentes, gestioné la experiencia encontrando mí lugar, aprovechando los espacios al aire libre de la masía y compartiendo con personas increíbles que estaban ese día ahí.

Debo confesar que durante los primeros 10 minutos de mi ponencia estuve muy nerviosa, tenía una introducción que no desarrollé para nada como la tenía planeada y el tiempo se quedó corto. A medida que avanzaba me hallaba más cómoda y al finalizar quedé con la sensación de querer más. Por eso, hoy lunes 9 de julio, hicimos un directo privado, junto a Ana, para resolver todas las dudas que quedaron.

Un aprendizaje y una sorpresa

El gran aprendizaje que me llevo de Bridal es que la exposición no es mi fuerte. Lo es cuando se trata de responder a alguien o cuando se trata de compartir. Las clases magistrales no se me dan bien, hablo desde la memoria y no desde el conectar, desde la teoría y no desde el sentir, por eso me gusta estar abajo no en una tarima, me gusta moverme, acercarme a la gente. Soy de contacto.

Por eso, con las ganas que me quedaron y el aprendizaje de lo que disfruto estar junto a la gente, ¡os tengo una sorpresa!

Lanzo mi primer «Encuentro», el primer taller de grupo que lanzo desde aquí, creado y preparado con todo el cariño. Será una un sesión presencial, solo para 10 personas, un domingo de octubre 2018, en Valencia. El público, en esta ocasión, está inspirado en Bridal y será para profesionales del maquillaje, un encuentro para explorar y gestionar miedos, crisis, críticas, comunicación y competencia.

Si estáis interesados, podéis enviar un mail a formacion@leticebrian.com, solicitando información.

Y, Ana, gracias por ser ilusión pura y nunca dejar de ¡hacer!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *