Conoce tus miedos

Psicología y miedos

Hace unos meses publiqué en Stories un ejercicio que realizó una de mis pacientes para explorar sus miedos. Ayer nuevamente hablamos del tema y, además de dejar los Stories guardados en los destacados de mi Instagram, también tendréis el ejercicio descrito al detalle (con una ficha para descargar) aquí.

Este es un ejercicio de autoexploración y su objetivo principal es identificar nuestros miedos desde su origen para poder reconocer cómo su presencia afecta nuestra vida y qué podemos hacer para quitarles el poder que están teniendo.

Los miedos no «se vencen», se identifican y se gestionan, por eso este ejercicio tiene dos faces, la primera es Mis Miedos, dónde podrás explorar el miedo a trabajar y la segunda es el Plan de Acción para pasar a la estrategia.

MI MIEDO: En esta primera parte del ejercicio describirás cuál es tu situación actual.

  • Nombre: Nombra tu miedo. Todos tenemos fantasmas o m***das que nos acompañan, nombrarlas es el primer paso para reconocerlas y empezar a quitarles poder.
  • Antecedentes: Saber de dónde surgen nuestros miedos es el vital. En este apartado es importante que identifiques de dónde crees que proviene el miedo. Describe aquellas experiencias o personas que crees que han influido.
  • Emoción: Responde a la pregunta «¿qué sientes?» cuando el miedo aparece, que sensaciones lo acompañan.
  • Consecuencias: Aquí describe cómo te limita ese miedo en tu vida, qué pasa, cómo afecta tus relaciones o tus vivencias, qué se altera cuando aparece.

PLAN DE ACCIÓN: En la segunda parte del ejercicio definiremos cómo reaccionar ante la aparición del miedo que hemos explorado.

  • Pensar: ¿Qué le dirías a tu miedo? Ya haz reconocido su origen y desde tu pensamiento puedes «negociar» con él. Describe cómo puede tu mente ser tu aliada en esos momentos. Ejemplo: Si tu miedo es hablar en público, recordar que solo tú sabes cuál es el discurso que vas a dar.
  • Sentir: Adelántate a tu miedo. Ya sabes cómo te afecta emocionalmente su presencia y lo limitante que puede ser, así que desde ahora piensa en emociones positivas que puedas usar como recursos ante su presencia y recuerda o visualiza situaciones en las que hayas logrado gestionar tu miedo. Ejemplo: Orgullo por decidir inscribirte en esa ponencia, a pesar de tu miedo a hablar en público.
  • Hacer: Esta es la parte más concreta. Piensa en acciones puntuales que puedes llevar acabo para gestionar tu miedo. Ejemplo: Inscribirte en un curso de oratoria y salir a correr la mañana de la ponencia para activar las endorfinas.

El ejercicio es muy sencillo pero muy revelador, si se hace con honestidad y entrega. Para hacerlo puedes tener tu propia libreta o diario de ejercicios o puedes hacer «click» en el botón de descarga para tener la ficha completa.

Descarga aquí

Esto en terapia nos ayuda a centrarnos y tomar consciencia, pero hacerlo por tu cuenta también es una gran herramienta. Recuerda que es solo un ejercicio tipo y que puedes adaptarlo a tu creatividad. Ahora, ¡haz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *